New City Medical Plaza, Av. Paseo del Centenario #9580-Piso 11, consultorio 1104 Zona Urbana Río, 22010 Tijuana, B.C

Pterigión

El pterigión, también conocido como carnosidad en los ojos, es el crecimiento de tejido carnoso anormal e indoloro de color rojo y blanquinoso en la conjuntiva, que invade la córnea, de manera más habitual en el lado más cercano a la nariz, aunque también puede afectar al lado externo del ojo o a ambos ojos. Los síntomas dependen de la magnitud de la lesión, por lo que cuanto más crecen, más molestias puede provocar en la superficie del ojo. El principal factor de riesgo para desarrollar un pterigión es la exposición solar y la sequedad, por esto ocurre en la zona interpalpebral. Las personas que trabajan al aire libre son las más frecuentemente afectadas.

A medida que el tejido va creciendo es habitual que produzca:

  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Ardor y/o irritación.
  • Ojo rojo.
  • Lagrimeo.
  • Sequedad ocular.
  • Incluso puede llegar a impedir la visión, a dificultar el parpadeo o a inducir la aparición de astigmatismo.

La causa exacta de la aparición del pterigión o carnosidad en el ojo no se ha definido 

completamente, aunque parece que suele ser más frecuente en personas que padecen ojo seco. Además, se han llegado a establecer una serie de relaciones o factores de riesgo que predisponen a su aparición: Exposición excesiva o continua a la luz ultravioleta sin usar la protección adecuada, exposición a ambientes con mucha contaminación, polvo o suciedad y exposición a determinados productos químicos.

En la mayoría de los casos, el tratamiento implica el uso de gafas de sol y lágrimas artificiales. La cirugía se puede utilizar para extirpar la carnosidad  por razones estéticas, si causa enrojecimiento o molestias constantes o si obstruye la visión.

Identifica a tiempo las enfermedades que puedan afectar tu visión.

Translate »